Super Sorgo: Más de 300 toneladas por hectárea

Las fértiles tierras del ejido de Santa cruz de Bárcenas, municipio de Ahualulco de Mercado, en el estado de Jalisco, México, dan la bienvenida al cultivo que pudiera representar, según campesinos nativos de esta comunidad, el milagro agrícola mexicano del siglo XXI.

Venido de oriente, un vegetal de enormes dimensiones causa asombro entre los habitantes de la comunidad de Ahualulco, que, incrédulos, lo vieron crecer 10 centímetros diarios hasta llegar de cuatro metros y medio a seis, en una parcela experimental de más de tres hectáreas aportada por el ejido.

Saúl Orozco Montes y Teodoro Bobadilla Sánchez, son dos de los 20 campesinos que forman parte del proyecto para cultivar en México un vegetal que, según su principal promotor, el alcalde del municipio, vendrá a revolucionar la agricultura local, que pese a los buenos resultados, aún no dimensionan los alcances del cultivo.

Tras poco más de tres meses de labranza y cuidados excesivos, apoyados por extensionistas desde la preparación de la tierra, alrededor de 10 jornaleros cortan la planta hasta el troco que con nombre de súper héroe de tira cómica, vio la luz y se desarrolló en tierras jaliscienses.

NO SALEN DEL ASOMBRO

Sin embargo, Saúl Orozco, propietario de la tierra, todavía duda de lo que pudiera representar para la agricultura de México y el mundo, y aún más, para su bolsillo.

Hasta el mes de septiembre del año en curso, estos dos ejidatarios eran vistos por sus coterráneos como dos campesinos que de manera tradicional sembraban sorgo y caña de temporal.

Llegaba la lluvia, labraban sus tierras y si el cielo lo permitía, recolectaban una buena cosecha de hasta 50 toneladas por hectárea de maíz y 80 de caña, y si el clima no les favorecía, cosechaban lo que hubiera y se sentaban a esperar mejores tiempos.

El día de hoy, son famosos y admirados por propios y extraños que no cesan de acudir a ver el milagro que brota de su tierra. Tras el arduo trabajo, observan como una a una, plantas de alrededor de cuatro metros y medio, con un fruto de tamaño normal, son cortadas y llevadas a la trituradora.

«Por ahora, serán alimento de un hato ganadero experimental que probará literalmente las mieles de la gramínea maravillosa que llegó de oriente. Pretendemos regresar la ganadería a la zona y alimentar a alrededor de seis mil reses en corto tiempo», comentaría más tarde el presidente municipal de Ahualulco de Mercado, Jalisco, Gerardo Guizar Macías, promotor y líder del proyecto denominado súper sorgo.

EMPLEO TODO EL AÑO

Ahora, Teodoro y Saúl, plantados en el centro de un surco, levantan los ojos al cielo para agradecer al creador recibir otra oportunidad de mejorar su calidad de vida y por tener un cultivo que les permitirá cosechar tres veces al año, y por ende, trabajar la mayor parte de los 365 días que lo componen.

Al mismo tiempo que elevan la plegaria, fijan su mirada en la colosal gramínea que es movida de un lado a otro por la fuerza del viento; agita su fruto, este sí de tamaño normal, como si quisiera deprenderse del sobrepeso para no perder el equilibrio y acamarse cual ebrio malabarista al término de su acto.

Si eso pasa, comenta Guizar Macías, una de las cualidades que tiene esta maravilla de sorgo es que la planta se levanta por sí sola, le ayuda su poderosa raíz, parecida a la del maíz, sólo que más grande y larga.

Todavía a pesar de que palpan con sus dedos sus hojas, miran la altura del tallo, prueban la dulzura de su cuerpo y constatan el rendimiento por hectárea, 100 toneladas cada corte de los tres que permite el cultivo al año, los ejidatarios, sienten que no es realidad esta maravilla de la naturaleza lograda por el hombre.

MÁS DULCE QUE LA CAÑA

Se muestran incrédulos a pesar de que observan el ir y venir de colosales camiones que son llenados con el súper sorgo triturado para llevarlo a cumplir con la siguiente etapa del proyecto: alimentar un hato ganadero y comparar su efectividad con el sorgo tradicional.

No creen que ellos son los artífices de este milagroso cultivo, aún cuando palpan sus frutos, degustan su sabia y bromean con la carga energética que trae inmersa en las venas la descomunal siembra.

Cabe hacer mención, dice Gerardo Guizar, que este súper sorgo trae impregnado en su cuerpo un compuesto químico integrado por glucosa y alta carga de proteína, que según refiere entre risas que comparte con sus acompañantes, levanta hasta los muertos; esta carga dulce oscila, de acuerdo a la especie, entre 10 y 24 grados brix (miden el cociente total de sacarosa disuelta en un líquido), explica.

Pero los campesinos ahora no sufren de incertidumbre por el clima, el suelo y las características del cultivo, sino porque no saben aún que harán con tantas toneladas de súper sorgo: temen que como sucede con la caña u otros productos, baje de precio o se quede en las bodegas.

UNA BUENA EXPERIENCIA

Saúl Orozco cataloga la llegada de esta innovación a su ejido como una buena experiencia para sus terrenos que son de poca calidad y principalmente para los ejidatarios, cuyos bolsillos se encuentran muy golpeados.

«Es una innovación que el presidente municipal trajo. Este invento es una buena experiencia, al igual para nuestros terrenos son de poca calidad, porque al parecer el cultivo funciona muy bien en este tipo de tierra», comenta.

Teodoro Bobadilla aporta también su grano. «La llegada del denominado cultivo maravilloso o súper sorgo, es una alternativa más que tienen los ejidatarios de la zona para salir adelante y contribuir con la producción alimentaria de México.

Y agrega: «es una alternativa de cultivo con el que los ejidatarios vamos a tener la oportunidad de no únicamente encerrarnos a producir maíz o caña de azúcar».

BENEFICO PARA TODOS

Y se preocupa por su comunidad. «Pero sí es muy conveniente ver cómo nació esta innovación, cómo se desarrolló, qué rendimiento tuvo y a qué meta llegó para enseñar a los demás».

Agrega mientras testifica como los jornaleros cosechan la enorme planta que dejaba miel por donde es cortada, arrastrada y triturada, que esta plantota es una oportunidad para vivir una buena experiencia como campesino.

«Es una práctica que nosotros como sociedad de producción rural, y propietarios del pozo profundo vivimos y todavía no creemos a pesar de que ya tenemos buenos resultados. Para lograr el éxito total, tenemos desde que inició el proyecto, una buena comunicación con el alcalde», apunta.

Tras masticar un pequeño trozo del tallo recién cortado que disfruta como si degustara un pedazo de caña de azúcar, cultivo que también es pródigo en la región Valles donde se encuentra esta parcela piloto, abunda:

«El ejido va ser de los más beneficiados. Eso significa que un sector económicamente muy deprimido, que vivía sólo del temporal, ahora tiene la oportunidad, donde hay riego desde luego, de producir todo el año y promover variedades para fructuosa, glucosa y forraje. Esto desde el punto de vista de negocio es una maravilla».

TEMOR AL FUTURO

Sin embargo y a pesar del éxito, Saúl sigue con la duda sobre qué van a hacer con tanto forraje, a quién se lo van a vender. Teme que, como ya le ha sucedido con el maíz y caña, baje el precio por la alta productividad, que se quede con su producto en las bodegas y siga con los bolsillos vacíos.

Y afirma titubeante: «quizá es beneficio; quizá este sorgote sí sea benéfico para nosotros». No obstante, denota cierto temor al futuro en sus afirmaciones. «Si nos aventamos así a sembrar todos el mismo sorgo, qué vamos a hacer con nuestro producto».

Y la respuesta se la da Teodoro, su compañero de aventura. «Ahí ya es el trabajo de la gente que se dedica al marketing. Ellos tienen la función de encontrar quien se lleve el súper sorgo para que se transforme en leche, carne. Creo que la preocupación es muy válida, pero ya nos viéramos en esas».

Saúl abunda en sus comentarios sin abandonar el escepticismo. «Como ustedes lo comentan, que bueno que esta maravilla de la naturaleza se pueda traducir en carne, en leche, pero ya quedan pocos ganaderos en la localidad».

PASTURA PARA RATO

Teodoro apunta desde el otro lado del surco. «Yo veo este proyecto positivo. Ahora sí conviene poner de ejemplo la cubeta de los cangrejos. Los que participamos desde un principio en esta labor, vamos a ayudar los que estén abajo a salir, esa será nuestra encomienda».

Por lo pronto, añade, difundir lo que tenemos ahora con el fin que otros adquieran el proyecto pero con menos tropiezos, con más asesoramiento, con más ayuda de SAGARPA y quitarnos el miedo de la comercialización.

Por su parte, Martín Hernández, otro ejidatario beneficiado con el proyecto traído por el presidente municipal, habla de lo que es para él el súper sorgo y de lo que considera que puede hacer por su familia y su pueblo.

«Sembré una hectárea y media y nos dio el mismo rendimiento que esta parcela experimental. A pesar de que nos cayó la plaga, el cultivo se mantuvo. Todo salió bien gracias a que la combatimos con ayuda de los extensionistas que nos apoyan. No se acamó (doblarse por la acción del viento). Lo corté antes de que llegaran los ciclones Odile y Polo», asevera.

Lo ensilé, adiciona. Lo vamos a usar para los animales; tenemos pastura para mucho tiempo. Y todavía hace una afirmación con cierta desconfianza: «Si en verdad tiene la proteína que se dice, contaremos con pastura para varios animales y muchos meses».

MILAGRO AGRÍCOLA

Lo cierto es que ante la escasez productiva que atraviesa el sistema agroalimentario mundial, de la que México no está exento, surge en el estado de Jalisco una gramínea con poderes increíbles por los que se le puede considerar, según los campesinos involucrados en su cultivo en Jalisco, como un milagro agrícola.

Esta planta investigada en el Continente Asiático y desarrollada en el estado de Jalisco, surge como una viable solución a la problemática productiva que vive el campo de México, que actualmente sólo aporta a la canasta básica alrededor de 119 millones de mexicanos el 50% de sus necesidades alimentarias.

Así lo señala el principal promotor del súper sorgo, el presidente municipal de Ahualulco de Mercado, Gerardo Guizar Macías, quien se cataloga a sí mismo, primero que político, campesino de estirpe.

SUCESO EXTRAORDINARIO

Esta gramínea ante lo majestuoso de su tallo y la bonanza de sus cualidades, es vista por propios y extraños como un suceso extraordinario, que no sólo vendría a solucionar la problemática de la producción pecuaria por la calidad de forraje que representa todo su cuerpo, sino que detonaría el sector primario, explica Gerardo Guizar, quien trabaja el campo desde los 10 años.

Por todas esas maravillas que permite su enorme tallo llevar a cabo, esta planta, que desde sus primeros brotes asombra a sus cultivadores, se le da el nombre de súper héroe y vaya que según sus creadores, tiene súper poderes y estos hacen que revolucione, aun en etapa de experimentación, el campo donde se trabaja.

Parece exagerada la expresión y lo es, explica el campesino-alcalde. Sin embargo, esta planta, ante tantos beneficios que aparentemente aportará, es considerada ya como milagrosa.

Al verla en la parcela, nos llega la confianza y seguridad de que es un súper vegetal que vendrá a revolucionar la agricultura mundial; de hecho, asegura, ya 17 países en el mundo trabajan parcelas experimentales con resultados excepcionales.

SÚPER PLANTA

El que este cultivo tenga el nombre de súper héroe, no es al azar. Basta sólo resaltar sus cualidades y los aportes a la alimentación mundial que tributará a más tardar en 12 meses, expone Guizar Macías. Y las enumera una a una:

Llegó por suerte a Jalisco, expresa de entrada. La investigación fue hecha por japoneses. Ya está en etapa de experimentación en 17 países. Hay distintas especies que sirven para: forraje, biocombustibles y alta fructuosa. El cultivo dura de siembra a cosecha 108 días.

Además, ahonda en las maravillas del cultivo: aporta un rendimiento de 100 a 110 toneladas por hectárea de silo. Aclaro dice, el maíz te da 50 toneladas ensilado.

MÁS CUALIDADES

Y continúa con los beneficios. A los cuatro días del corte, nacen del troco de tres a cinco rebrotes. Por esta cualidad endémica, aporta tres cortes de forma normal, aunque pueden hacérsele hasta cuatro.

Es resultado, agrega, de un experimento que lleva 15 años en Japón. Si sufre acame, la planta tiene la virtud de que se levanta por lo grande y resistente de su raíz que es parecida a la del maíz, sólo que más grande y larga. Contiene 10 grados brix de glucosa y la caña alcanza 14 grados brix.

Su cuerpo alberga el 10% de proteína. Esta variedad de súper sorgo es para forraje, pero la llamada B6, llega a contener hasta 24 grados brix y pretende ser usada para la producción de etanol.

Este cultivo está en su última etapa experimental y se espera que en un año ya se esté industrializando; por ahora cuenta con el apoyo de la empresa japonesa, SAGARPA, SEDER y las Fundaciones Produce en México para llegar a la meta.

MUCHOS HIJOS

Continúa con las cualidades. Se siembra a una densidad de 110 mil plantas por hectárea. Después del primer corte, con los tres o cuatro hijos que le brotan, se puede tener hasta 300 mil plantas por hectárea y triplicar su rendimiento.

Una hectárea se lleva el 40% de semilla, de los 18 kilos que se necesita para sembrarla con sorgo normal. Antes que salga la panoja la planta conserva 19 grados brix y 10% de proteína.

El paquete tecnológico cuesta alrededor de nueve mil pesos por hectárea en la primera etapa. En el segundo y tercer corte se le invierten cerca de siete mil pesos por hectárea. El costo de labranza es otra ventaja, ya que el del maíz tiene un costo de entre 11 mil y 15 mil pesos por hectárea, finaliza.

LO DIJO

«Esperamos tener en corto tiempo la plata en Ahualulco y en breve producir etanol y la alta fructuosa que viene siendo el valor agregado de este cultivo. Pretendemos que se siembren cinco mil hectáreas en la zona para atender el ingenio y la ganadería, y generar 30 mil empleos fijos todo el año»

Productor Gerardo Guizar Macías

Presidente municipal de Ahualulco de Mercado, Jalisco, México.

EL DATO

300 toneladas por hectárea distribuidas en tres cortes al año, rinde el cultivo denominado súper sorgo. Está gramínea, es resultado de 15 años de investigación de científicos japoneses y puede medir hasta seis metros de altura, para ser usada como forraje, producción de alta fructuosa y etanol.

LA CIFRA

300

Mil plantas por hectárea pueden ser cultivadas en el segundo y tercer periodo de labranza. Esta planta tiene entre su cuerpo de 10 a 24 grados brix y 10% de proteína. La caña alberga 14 grados brix.